EINSTEIN: DIOS EXISTE

Evaluación del efecto ético. El efecto “Papa Francisco” Dr. Luis Allegro

Evaluación del efecto ético. El

efecto “Papa Francisco”

Dr. Luis Allegro

Cómo efectuar una evaluación de la ética.
La teoría de la evaluación ética está basada en la hermenéutica, que es la ciencia de la interpretación.
1) La ética está constituida por un conjunto de normas y de valores.
2) Dichas normas y valores se canalizan a través de un comportamiento éti-co.
3) A su vez dicho comportamiento produce efectos que pueden ser primarios, y que pueden ramificarse en secundarios, terciarios, etc.
4) Esos efectos constituyen un campo de observación donde se puede evaluar el grado de eficacia del comportamiento ético.

Método utilizado: la analogía
Para mostrar una evaluación acudiré a una herramienta utilizada en el método inductivo que es la analogía entre el “efecto mariposa” y lo que llamo “efecto Papa Francisco

La teoría del caos y el efecto mariposa
En la teoría del caos se estudia lo que se conoce como “efecto mariposa”. Es un concepto que se refiere a la meteorología y que dice: dadas las condiciones iniciales en un determinado sistema caótico, una mínima variación de ellas provoca evoluciones en el sistema con grandes consecuencias. Por ejemplo una pequeña perturbación inicial, experimenta un proceso de amplificación que lle-ga a generar un efecto considerablemente grande en un determinado plazo de tiempo.
Su nombre proviene de un proverbio chino que dice: “el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo“, que se lo comprender mejor diciendo: “el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un tsu-nami al otro lado del mundo”, o simplemente “el aleteo de las alas de una mariposa puede cambiar el mundo“.
En la teoría del caos, este nombre fue utilizado a partir de un estudio efectuado por el meteorólogo y matemático Edward Lorenz al efectuar predicciones del clima atmosférico.
Este juego de relaciones e interrelaciones de causa-efecto se da en todos los acontecimientos de la vida. Así, pequeño cambio llega a producir grandes resultados. El aleteo de una mariposa en el Amazonas puede producir un huracán en la costa atlántica norteamericana.
La consecuencia de esto es que en sistemas complejos como en el estado del tiempo meteorológico, o en la bolsa de valores, o en los juegos de la política, o en los sentimientos religiosos de multitudes se dan estas mutaciones y movimientos que producen cambios asombrosos.

Esta expresión se popularizó al ser usada como argumento de algunas novelas y películas que poco tienen que ver con la teoría del caos. Un ejemplo es una novela escrita por Ray Bradbury titulada “El ruido de un trueno”. Unos cazado-res viajan es tiempo hacia la prehistoria y accidentalmente mata a una mariposa que aquélla época. La consecuencia es que cuando vuelven al presente se encuentran que el mundo ha cambiado en una forma totalmente diferente del que habían dejado al comienzo.
Veamos un ejemplo a través de la óptica de la ética.

El efecto “Papa Francisco”

En publicaciones anteriores comenté en relación a la renuncia del Papa Benedicto XIV, que dado que en la historia de la Iglesia Católica, la renuncia de un Papa había ocurrido seis siglos antes, en esta ocasión este acontecimiento tan insólito provocaría seguramente cambios profundos muy importantes en la institución religiosa. Agregué que los cambios serían fundamentalmente éticos. Afortunadamente, así está ocurriendo.
Las publicaciones en los periódicos nos vienen informando los cambios que se están produciendo. El nuevo Papa -Jorge Bergoglio, primer papa sudamericano, argentino y jesuita que aparece en una historia de 2000 años de la Iglesia Católica- está generando, en mi opinión, un cambio que puede compararse al “efecto mariposa” y que podíamos llamar “efecto Papa Francisco”. Su modo principal es “enseñar ética dando un buen ejemplo”.
Así lo muestran las noticias que aparecen en los diarios. Por ejemplo:
Papa Francisco crea comisión para investigar Banco del Vaticano
El papa Francisco ha tomado una de las decisiones más esperadas en este inicio de pontificado: el nombramiento de una comisión de investigación para reformar el llamado banco del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), envuelto desde hace años en numerosos escándalos financieros.
(ctrl.+ Clik)
La oficina de prensa del Vaticano publicó hoy el documento firmado por el papa el 24 de junio en el que se anuncia la creación de esta comisión, formada por cinco miembros, y que tendrá carta blanca para investigar todo lo que ocu-rra en la sede del Banco de Dios.

Obispo es detenido en Roma por lavado de dinero
Roma.- Un clérigo del Vaticano sospechoso de intentar ayudar a amigos ricos ingresando ilegalmente millones de euros a Italia fue arrestado el viernes como parte de una investigación del Banco Vaticano, dijeron fuentes policiales y su abogado.
(ctrl+ Clik)

El papa Francisco aceptó la dimisión de dos obispos tras la quiebra de sus diócesis El papa Francisco aceptó hoy las dimisiones de dos arzobispos eslovenos, el de Liubliana, Anton Stres y el de Maribor, Marjan Turnsek, supuestamente en relación con la quiebra financiera de cerca 800 millones de la diócesis de Maribor en 2011.(ctrl+ Click

Otro gesto impactante del Papa: “¿Quién soy yo para juzgar a los gays?”"Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla? ” Francisco volvió ayer a sorprender por su autenticidad y apertura. Nunca se había escuchado a un papa pronunciar así, sin vueltas, la palabra “gay”, tabú en el Vaticano. Ctrl+clik.

Una Iglesia más limpia y menos cerrada. Tal vez la coherencia sea el rasgo más destacado del Papa que conmovió al mundo en los últimos días. El pontífice que explicó en Río de Janeiro gran parte de las innovadoras políticas que tendrá su gestión al frente de la Iglesia es exactamente igual que el cardenal Jorge Mario Bergoglio.(ctrl.+clik)

CIENCIA Y RELIGIÓN

Creencia y espiritualidad en medicina. Dr. Luis Allegro

Creencia y espiritualidad en medicina
Dr. Luis Allegro

El médico en su quehacer profesional, al enfrentarse con el paciente no solamente se encuentra con el cuerpo sino además abarca los aspectos que incluyen el psiquismo -con sus sentimientos, afectos, emociones, pensamientos, las relaciones con los demás, etc. – y sobre todo las creencias. Éste segundo grupo que trasciende al cuerpo, nos encontramos con la espiri-tualidad.

La creencia
El médico, cuando comienza su formación cree en sus maestros, en las informaciones que recoge de sus libros, de las clases magistrales, de los trabajos prácticos y sobre todo de la experiencia en el contacto con los pacientes. Los psicoanalistas comienzan creyendo en las enseñanzas de S.Freud, luego agregan creencias que le provienen de M. Klein, de Winnicott, de Fairbairn, de Lacan y de tantos oros investigadores de esta disciplina, completando su for-mación con las enseñanzas que le llegan de sus maestros, colegas y pacientes. Es imposible adquirir una capacitación profesional sin creencias.

José Ortega y Gasset escribió en “Ideas y creencias” que el hombre necesita saber cómo es el mundo, como es su entorno, con qué cosas que convive, como una necesidad imperiosa de la vida humana. El ser humano necesita saber para orientarse, ubicarse en el mundo, acomodarse el en el mundo y hacer que de alguna manera ciertas cosas del mundo se acomoden a él. Esto significa hacer interpretaciones y tener convicciones. Ortega distingue dos tipos de convicciones: las ideas y las creencias.

Las ideas son los pensamientos que surgen del conocimiento de la realidad, a la elaboración de dichos conocimientos, a la creación de ideas en función de la imaginación. Dentro de este grupo están incluidos desde los pensamientos vulgares de la vida cotidiana hasta las proposiciones más elaborados de la ciencia.

El otro grupo de convicciones son las creencias. A estas Ortega le da gran importancia, tan es así que dice que:”Las ideas se tienen; en las creencias se está.” Las creencias y las ideas no son sentimientos, ni voliciones, pertenecen al área de nuestro conocimiento, son pensamientos. Un pensamiento puede ser una idea o una creencia; esto depende del rol que juegue en la vida de la persona. La diferencia depende de su significación en la vida de ese sujeto. Las creencias no quedan limitadas al área de la religión. Pueden ser científicas, filosóficas, relacionadas con la cotidianeidad y también con el sentido de la vida y la existencia misma.

Las ideas son pensamientos explícitos, se los puede poner en palabras. Las creencias no siempre se pueden verbalizar, hay un área de las creencias que habita en la zona más íntima de la mente. En parte son conscientes y en parte, inconscientes. Generalmente constituyen los supuestos básicos de nuestras argumentaciones.

Esto constituye un verdadero enfrentamiento con el “intelectualismo” que tiende a considerar que los pensamientos conscientes son los que determinan nuestra vida. Hemos descubierto que los fuertemente determinantes de nuestras decisiones son de carácter inconsciente. Las creencias se incorporan porque están en el ambiente en el que se convive. Ejerce mucha in-fluencia la herencia cultural y las circunstancias que rodean a la vida misma de esa persona.

La espiritualidad
Kart Jaspers (1883-1969) que escribió “Psicopatología General”, fue médico psiquiatra. Co-menzó trabajando en el hospital psiquiátrico de Heidelberg, en el mismo lugar donde había trabajado Emil Kraepelin unos años antes. Luego se dedicó a la filosofía dictando la cátedra de esta materia en la Universidad de Heidelberg. Abordando este tema dice: “si preguntamos des-de dónde y hacia dónde hemos de vivir, tendremos seguramente la contestación” si pensamos en la espiritualidad.

Jaspers señala comenzando por la ciencia moderna y el empirismo, que al preguntarnos por la realidad en que vivimos nos encontramos con un límite que el método científico (empírico) no puede superar. Agrega que el ser humano se encuentra frente a la disyuntiva de resignarse y quedarse allí, como saltar a la “Trascendencia”. Este salto le permite al individuo encontrar lo que llega a ser el sentido de la vida.

El médico suele encontrarse con esta cuestión en aquellos enfermos de patología prolongada, de patología grave y especialmente en aquellos casos que se encuentran en el final de la vida. En esta situación es el cuidado mental constituye todo un desafío profesional y ético.

La Dra. Laura Weiss Roberts, M.D. y Allen R. Dyer, M.D. han publicado en American Psychiat-ric Publishing, Inc. “Ethics in Mental Health Care”, un libro en el que desarrollan un abordaje interesante de este tema.

Al considerar la importancia del abordaje de estos aspectos, proponen que el médico debe interesarse en una forma muy cuidadosa por los intereses espirituales del paciente. Es importante interrogarle: ¿qué importancia tiene para usted la espiritualidad o la religión? O bien: ¿cuál considera usted que es el sentido de su vida? Naturalmente, si esto promueve un diálogo, el mismo se desarrollará de acuerdo al nivel intelectual del paciente.

Esto puede ser continuado con: ¿qué importancia tiene su fe o su creencia en su vida? ¿Usted cree que su fe ha influenciado en la forma como usted se cuida en su enfermedad?

También es importante indagar si el paciente pertenece a una comunidad religiosa o espiritual, y en este caso interrogar si esa comunidad le ofrece continencia, si el sentirse contenido constituye un soporte importante.

La muerte es inevitable y es cuestión central de la existencia humana. En un sentido filosófico hay dos situaciones de gran importancia que son: la finitud y la trascendencia. La finitud se refiere a la muerte del ser humano. La trascendencia es el interrogante que plantea el más allá de la muerte. Los seres humanos tenemos la necesidad de reflexionar sobre esta realidad. Por eso el cuidado terapéutico en el fin de la vida adquiere una gran importancia.

__________________ Read more…

Sobre la ética en el diagnóstico del cancer

Levy

Caso presentado por el Dr. Daniel Levy

Nota del Editor Dr. Luis Allegro: El Dr. Levy presenta una caso en el que el diagnóstico es planteado en forma equivocada que no corresponde la realidad clínica del paciente.

Se trata de un paciente de 65 años que comienza con epigastralgia en marzo 2009 por la cual se lo estudió con GFC y el informe del mismo fue síndrome pilórico secundario, con un  proceso infiltrativo de esofagitis de grado 2-3 y en el estómago se observó una lesión proliferativa compatible con atipia(linfoma). El informe de la biopsia fue: tejido fibroconectivo con esclerosis (biopsia 1), y tejido fibroadiposo con vasos congestivos e infiltrados inflamatorios (biopsia 2).

Con el diagnóstico presuntivo de cáncer gástrico se opera y en la cirugía se encuentra un tumor gástrico totalmente irresecable, por lo que se realiza yeyunostomia de alimentación. Se toman varias biopsias de epiplón mayor y peritoneo parietal. Mientras se recupera del acto quirúrgico, del Servicio de  Cirugía consultan a oncología y se le explica a los familiares que se deben aguardar las biopsias quirúrgicas (de muestras obtenidas en el acto quirúrgico). Ante la demora nos apersonamos al servicio de Anatomiza Patológica y nos informan que todas las biopsias fueron negativas para cáncer y azorados los patólogos se sorprenden de “cómo los familiares van a un Servicio de Oncología sin tener el diagnóstico certero. Finalmente el caso es presentado en Comité de Tumores donde se decide realizar otra gastroscopía y un nuevo estudio en  Anatomía Patológica.

Comentario del Dr. Eduardo del Caño

  • El diagnóstico presuntivo impulsa la intervención cruenta.
  • Pese a la apariencia del tejido observado y su semiológica (Epigastralgia; proceso infiltrativo de Esofagitis grado 2-3; Lesión Proliferativa de apariencia lifomatosa y Hallazgo de tejido conectivo con esclerosis, Sindrome Pilórico Secundario) las biopsias fueron negativas en lo referente al Cáncer.

Opinión Personal: Opino que el abordaje cruento con yeyunostomía colónica para alimentación debiera postergarse hasta confirmar el diagnóstico oncológico, salvo inviabilidad alimentaria práctica.-

Comentario de la Lic. Cristina B. Goñi Quintana

Lic. Cristina Goñi  Quintana  Psiconcologa 2

No dañar

Vengo convocada a no sé qué, y esto me parece interesante. un pretexto. La Historia Clínica, algo que se hizo o no se hizo. En realidad es un pre-texto. Nos convocamos en este lugar para hablar de algo que no tiene palabras. Tiene un nombre y no sabemos que hacer con él. Y como en un Tiovivo sin fin damos vueltas alrededor de ese nombre con otro pretexto, hablar de ética, de…, pero no nombramos muerte, giramos pero no decimos nada.
Claro, nadie anticipa su propia muerte. ¿Qué podemos decir de la de otro? Pero en realidad es una telaraña, no queremos hablar. Luego en éste lugar tratamos de anudarnos ¿Como protección, en lo que está bien o está mal? Este es el lugar del miedo, tendríamos que hablar de daño, le ponemos el nombre muy bajito, muerte. Pero el tema es el daño, y todos aquí nos convencemos de que no queremos dañar. Y en nombre de la ciencia hacemos daño. Daño por el silencio.
La supuesta cura, la supuesta posibilidad. Y esto tiene que ver con nuestro miedo. Y el primum non nocere se convierte en una galimatías porque queremos emerger indemnes.
Curar es cuidar, no maltratar. El ensañamiento es maltrato. La ciencia lo llama posibilidad. El ser se aferra a la posibilidad. Aquí es dónde se pierde lo humano y entonces nos preguntamos qué hacemos aquí. Regreso al principio, es lo único interesante. Ahora creo, es el momento de diálogo. Digo, ¿Qué hacemos con el miedo y en nombre de Dios, qué pasa con el amor que lo transformamos en tortura? ¿Qué dicen? Porque la ciencia aquí lo complica todo, más del supuesto saber, y queda lo que hay que es nada. No nos tendría que convocar la conmiseración (no ser miserables) La misericordia, qué es lo que queremos para nosotros mismos.
Pero en el actuar el miedo paralizante, nos hace seguir adelante. Si estamos acá, ¿Por qué no nos detenemos?